El bajo deseo sexual se traduce en una ausencia de interés por las relaciones sexuales. Es importante saber y ser consciente de que no está relacionado con las etapas de una relación de pareja. El bajo deseo sexual puede presentar síntomas como una desconexión con nuestra pareja o incluso con nosotros mismos, debido a que establecemos vínculos a través de nuestra sexualidad. También falta de apetito sexual, que se manifiesta en ausencia de iniciativa o evitar situaciones que se sabe que pueden llegar a encuentro sexual. Así como darse cuenta que ya no le damos tanta importancia al sexo después de haber prescindido de él por un tiempo. Y por último, que el sexo se convierta en un tema que nos provoque ansiedad o estrés.

Las causas pueden ser de dos tipos: físicas, como alteraciones hormonales o enfermedades metabólicas. O psicológicas, como miedo a no satisfacer a tu pareja, problemas de pareja en general, depresión problemas de ansiedad, etc.

Soluciones

Lo principal y más importante es comunicarte con nuestra pareja. Ya que el estrés o nuestro ritmo de vida junto con una ausencia de comunicación puede llevar a un bajo deseo sexual. Es muy importante que la comunicación sea transparente y efectiva. En caso de que la falta de comunicación sea la raíz del problema:

    • Cambiar el por el nosotros o yo. El  se puede relacionar con el reproche, así que es mejor utilizar el nosotros para establecer una comunicación cooperativa y efectiva de pareja.
    • Evitar ser insistente y, sobre todo, evitar el reproche hacia nuestra pareja sobre eventos pasados. También hay que saber elegir el momento adecuado para hablar del tema.

El mayor número de casos de bajo apetito sexual se debe a la monotonía y una vida sexual insatisfactoria. Así que la estimulación y la creatividad son importantísimos, creando un puente entre tú y tu pareja en la que el erotismo esté siempre presente. Esto se puede conseguir jugando con nuestros sentidos (olfato, tacto…) o consumiendo material erótico, como novelas, películas o series, etc.

Trabajar nuestra autoestima es esencial ya que la falta de autoestima puede propiciar problemas en la vida sexual de las parejas. La aceptación y el saber querernos a uno mismo es un primer paso fundamental. En caso de no poder hacerlo nosotros mismos, lo mejor es ponerse en manos de un especialista que nos guíe durante el proceso.

Como ya hemos dicho la monotonía suele llevar al bajo deseo sexual, así que hay que echarle imaginación e innovar, ayudándonos incluso de los diferentes recursos que podemos tener a nuestro alcance como, por ejemplo, juguetes que nos lleve a experimentar sensaciones nuevas que rompan con esa monotonía.

La autoexploración tampoco se debe olvidar ya que es imprescindible descubrir por ti mismo lo que te gusta y lo que no te gusta para poder comunicárselo a tu pareja.

En este vídeo Susana nos habla sobre la falta de deseo sexual y sobre cómo podemos identificar los síntomas que nos llevan a ello:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Centro Psicológico Parquesol (@cpsicologicoparquesol) el

Si nada de esto funciona, consulta con un especialista. Debes tener en cuenta antes de dar este paso que las rachas de bajo deseo sexual son completamente normales, pero en caso de que se prolongue en el tiempo y afecte a tu relación de pareja, no dudes en contactar con nosotros.